Patos y pollos liberados de un criadero en Italia.

1 febrero 2019

Trento, Italia .

“... No es el agua o el barro lo que cubre su plumaje, sino su propio excremento. Su liberación fue un deber, jaulas han sido abiertas y vaciadas, ninguno de ellos ha quedado en ese infierno de hierro. Ahora son felices y están seguros en su nuevo hogar, nunca más volverán a ser esclavos.”

bit.ly/2UD2Z1X